domingo, 5 de octubre de 2014

Encuentros de mujeres



Una vez al mes me reúno con mujeres que han participado en mis talleres. Meditamos colectivamente en espacios facilitados por las áreas municipales de Igualdad de Durango y Abadiño, quienes a su vez han introducido la mindfulness en sus programaciones. El objetivo es que, mediante una continuidad, se reenganchen a esta forma de vida, aclaren dudas o compartan sus descubrimientos.

Los encuentros no son propiamente un espacio de trabajo. Ellas disfrutan de poder otorgarse un tiempo para sí mismas, y de encontrarse en un ambiente diferente, sosegado, que es muy difícil que surja espontáneamente en sus círculos familiares y de amistades. Es un espacio también donde ponen en común sus dificultades diarias y celebran sus progresos en la práctica de la mindfulness y en la vida.

Las cuestiones que se plantean se refieren a las diferentes técnicas de meditación, pero siempre se cuelan aspectos relacionados con la familia o el trabajo. Y es que la práctica se despliega a través de la vida misma y se refleja en cada existencia, mejorándola en muchos aspectos.

A menudo se preocupan porque no llegan a ejercitar la meditación formal a diario, si bien se esfuerzan, cada una a su manera, por practicar informalmente.

Tampoco está mal: cada vez que somos dueñas de nuestra atención, cada vez que estamos en el aquí y el ahora, conscientes, estamos practicando la atención plena. De eso se trata. De ampliar un poco más cada día estos momentos de presencia. Y de aprovechar sus beneficios.



No hay comentarios:

Publicar un comentario