domingo, 21 de diciembre de 2014

"Sé una presencia que no encapsula ni etiqueta"



Me ha llegado este bello texto de José Fernández Moratiel, fraile dominico iniciador de la Escuela del Silencio. Lo remite Lola Montes, quien junto con Josefina Pons, tomó el relevo cuando aquel falleció. A ver qué os parece.

"Deja que la fluidez interior alcance las costas últimas e impregne toda la raíz vital.

Acoge cada acontecimiento, embarazado de vida, como una perpetua sorpresa del manantial que no tiene fin, no le pongas límites ni lo confines en tus pensamientos.

No te reformes, sino más bien nace, pues las reformas no hacen más que recubrir, disfrazar, enmascarar y ocultar el fondo de las cosas.

No intentes colonizar al otro, ni suplantarle, ni sustituirle en su orientación, en su decisión y clima interior. 

Facilítale que viva, no fuera de sí, sino en el ámbito medular, en su páramo íntimo.

Sé una presencia que da libertad, que no etiqueta, ni encapsula, ni interpreta.

No te compares con nadie, pues los rayos del sol no sienten envidia unos de otros, ni se entregan a competencias, ni rivalizan entre ellos.

Adivina en el otro la porción más sana con la que aliarte. No lo veas por referencia a su pasado: recíbelo como es ahora.

No proyectes el camino del otro, no le des idea o modelo de cómo debe ser: deja que en él fertilice y se alumbre la vida.

Inspírale a vivir de modo que no necesite ayuda de nadie: deja germinar en él la vida.

Permite al otro que se frecuente a sí mismo, que se acerque, que tope consigo. 

Sé silencio donde pueda resonar su palabra, la voz de su interior".

2 comentarios:

  1. Ze testu ederra, Mertxe. Behin eta berriro irakurtzea eta gogora ekartzea merezi duen horietako. Mila esker partekatzeagatik.

    ResponderEliminar