jueves, 4 de diciembre de 2014

Teoría y práctica en la meditación

Alrededores de la ermita de las mercedarias en 'Barnezabal'


En nuestra última reunión de Durango, Nekane comentó que había encontrado algo destacable en un libro sobre meditación: “Vale más un gramo de práctica que un kilo de teoría”. En efecto, sin práctica no sabremos qué quiere decir lo que sobre estos temas leemos.

No sucede lo mismo con la literatura. Mediante las novelas podemos vivir vidas ajenas sin atravesar por las mismas circunstancias, ya que todos los seres humanos compartimos los mismos sentimientos básicos.

Pero acceder al espacio al que nos da entrada la meditación no está al alcance de todo el mundo, aunque a lo largo de toda una vida se pueden percibir destellos de esa realidad, que es LA REALIDAD, y no las fantasías de corto alcance que constituyen nuestras vivencias cotidianas.

Sin embargo, situarse en esa experiencia tampoco es cuestión “de codos”. Hay personas que, tras años de meditación, no logran grandes avances.

¿Es cuestión de qué, entonces? Es cuestión de cultivar al mismo tiempo una serie de actitudes: las actitudes de la mindfulness. Y es cuestión también de limitarse a ser una misma, uno mismo. Algo mucho más difícil que la práctica en sí. 

Quizás os digais: ¿Merece la pena semejante esfuerzo? Merece la pena. En ese camino está la felicidad.

Enlace al blog Kiribil Coaching


2 comentarios:

  1. Bai, Mertxe, neu ere merezi duelakoan nago. Eta badaukagu zer landu eta zer praktikatu. Esaterako, arreta. Eta jarrerak. Eta eguneroko ekintzetan daukagun jarrerari erreparatuta, zenbat gauzataz konturatu gaitezkeen!
    Ah, eta iruzkinik idazten ez badugu ere, jakin ezazu irakurri irakurtzen ditugula bertan plazaratzen dituzun ideiak. Gustura, gainera, zer pentsatua ematen dute eta.

    ResponderEliminar
  2. Hori da Nekane, oso garrantsitzua da eguneroko bizitzan ere praktikatzea. Mila esker zure iruzkinagatik.

    ResponderEliminar