jueves, 25 de junio de 2015

El amor y el sentido



Hoy he visto en facebook dos, a mi juicio, acertadas reflexiones sobre el amor, que me gustaría compartir con vosotras.

La primera dice: “Me preocupa la gente que anda buscando el amor por ahí como si ya estuviera listo y terminado. Como si existiera un amor enlatado, un producto que buscas en un escaparate. Se han creído el cuento del amor prefabricado que venden en las películas del domingo por la noche o en las canciones de la radio” Y concluye: “Uno no busca el amor, uno lo construye”.

Más tarde me encuentro con esa sentencia de Rumi con la que ilustro esta entrada y que completa magistralmente la idea arriba expresada: “Tu tarea no es buscar el amor, sino buscar dentro de ti todas las barreras que has construido en contra de él”.

Claro que el amor no es un producto ni algo terminado. Estoy muy de acuerdo con la definición que en su día escuché a Javier Garrido: “El amor no es sólo sentimiento, sino también fidelidad y relación”. Soy consciente de que estos dos últimos atributos tienen múltiples significados. Ahí lo dejo, abierto a la interpretación de cada cual, no sin antes subrayar que el sentimiento puede desaparecer, transformarse o ser como el Guadiana, pero mantener la fidelidad y la relación depende enteramente de nuestra voluntad.

Por otra parte, genial el veredicto de Rumi: El amor está ahí. Está en nuestro corazón, está en la vida, está en todas las criaturas, grandes y pequeñas, en la naturaleza, se expande por todos los rincones del universo. Sólo tenemos que quitarnos las gafas de los miedos y prejuicios y dejarnos inundar por él. No es fácil, pero es la condición para ser felices y encontrar sentido a todo lo que la vida nos da y nos quita. Y es que hay algo que nunca nos quita: el amor. Y si nos lo quita es porque el amor no era eso que pensábamos que era.








No hay comentarios:

Publicar un comentario